domingo, 31 de octubre de 2010



Basta por favor. Solo te pido que ya no me grites...
Sal de mí. Grítate. Vomítate.
Solo quiero oir tus alaridos los lunes por la madrugada, justo antes del deceso,
justo después de la muerte.
Solo vete.
Ya déjame.
Grita.
Gritemos.

jueves, 28 de octubre de 2010

Noche



Yo puedo compaginar, la inocencia con la piel...
Yo, puedo compaginar...
La luna baja los telones,
es de noche
otra vez...

De rotas cadenas

Desfallecer
en un eximio intento
de descontento perpetuo,
¡por fin llego!
Libertad.


G.-

miércoles, 27 de octubre de 2010

Hecho

Walkiria erótica
que te me dibujas de ensueño,
chisporroteando por doquier
en mis adoquines de placard,
en mis parcelas de sala de estar.

Dibújame una sonrisa,
píntame los labios,
atiende mi corazón,
seca mis raíces.

Teñirte el ojo de gris,
amargando mis tardes
rojas por donde se las mire,
tenues por donde se las respire,
eternas por su estirpe.

Sacando y poniendo
nuevas reglas,
perfilando libres estepas
de sentidos adversos,
estúpido, necio.

Y tus botas,
militar,
tu uno, dos, uno, dos,
living room y run acción,
basta,
por favor te lo pido.

Siniestro brujo de mis bondades,
especial maestro de mis retorcidos,
mórbidos,
pensamientos.

Mi escuela
made in Inexistencia
teje polars en una esquina
de la avenida Estoicismo,
donde abunda la acefalía doméstica,
donde los perros corren
y los niños
lloran.
G.-

Walkiria

Querer hacerlo todo es hacer nada. De una forma u otra, muchos organizamos nuestras vidas para terminar haciendo poco y nada de lo que nos proponemos. Todo se convierte en un ideal irrealizable. Toda nuestra vaga existencia queda marcada por la desidia y el desconcierto, signos de la decadencia de nuestra propia moral, esculpida a sangre y fuego por los pormenores aconteceres cotidianos. Y esto no es derrotismo, es frustración. Esto no sirve para nada, ni para nadie. Solo para corregir mis angustias, secar mis hojas y escribir mis lágrimas, buscando entre líneas los resabios de mi frustración y los interrogantes a mis respuestas, abriendo puertas para desencajar ventanas y opacar amaneceres tapados por nubarrones grises, en pleno trance hacia la tierra... tierra es la que necesito. Un recambio, por favor. Para poder cultivas nuevas semillas que reemplacen a mis marchitas rosas. Quisiera poder hablar un poco, no es difícil escucharme. Solo hace falta un poco de paciencia y saber interrumpir en el momento adecuado.

La respiración se me vuelve seca y dañina. Ya no quiero dañar, ya no desesperar. Tantas veces cuesta tanto no costar, como tampoco sucumbir y seguir palpitando el rugir de nuestros efímeros latidos, recuerdos vanos de mañanas inexistentes y noches pasajeras que se van como el derrumbe de un casquete polar, hundiéndose en el mar, hilando fino y llegando hasta el fondo, bien abajo, allá donde no da la luz, donde nadie se aventura, donde las bestias de nuestras pesadillas son realidad, donde la oscuridad es el día y la noche y donde la Soledad es una compañera infranqueable e inexorable. Es un lugar donde no se puede sentir, no se puede nadar, no se puede correr, no se puede escapar. No es la simple, sutil y común Anhedonia. No. Es otro lugar, que no tiene nombre, que no tiene lugar, que no tiene "ahí". Es un lugar sin lugar, un espacio sin entrada, sin salida, sin nada. Es la nada misma, y como nada misma, es el todo de nuestra existencia y el perfil perfecto de nuestra náusea, es un manifiesto, es un ser etéreo, es una deidad antropomorfa que se nos presenta omnipotente, pero que en realidad solo es producto de nuestra vaga imaginación. Es vaga porque no puede imaginarse la no existencia de esa justificación arcana de la existencia de una imaginación justificadora, justiciera, jeringa. Que inyecta y penetra e interviene el torrente sanguíneo y nos nubla el juicio.

Entonces las nubes se desvanecen. Ahora todo es claro. Pero de tan claro, todo se torna oscuro. Imaginemos una escena apocalíptica, cruel, horrible. Ahora ya no la imaginemos. Hagamos contraste blanco-negro con imágenes dibujadas en color y pintadas en lápiz de punta rojo y tez morena. Escribamos pinturas de tétricas poesías y hagamos de nuestros pormenores menesteres imprescindibles. Socialmente necesarios. Como el tiempo para elaborar una mercancía.

O mejor aún, no hagamos nada. Dejemos hacer. Dejemos que nuestros cuerpos hagan lo que no se figuran nuestras fofas mentes. Dejemos hacer. Dejemos que nuestras manos se juntes, se toquen, se rocen, sean unas de otras y otras de nadie. Seamos todo. Seamos nada. Seamos. Tan simple y tan complejo como todo eso. Qué mierda. ¿Para qué tanto palabrerío barato cuando no importa lo que diga? Está bien, va más allá. Siempre va más allá... qué gran chamuyo, compañero. Pero no importa. Hoy es noche de rock and roll, es una noche estrellada y no importa que no sea así, yo me la figuro así, total, ¿quién me impide hacerlo? ¿Vos? Es decir, ¿yo? No, por favor, no jodamos.

¿Quién es Eso, mas que yo diciendo "no soy"? Y no me importa serlo. Esto no tiene sentido. O sí lo tiene. El sentido está en quien lo lee. Cada uno encontrará lo que se le cante o no encontrará nada, ¿quién sabe? Nadie sabe nada. Lo único que sé, es que ese del primer párrafo, no soy yo, el del segundo tampoco, el del último, menos... soy ese y todos los demás. Y así como soy todos, soy uno. Soy.

Buenas Noches.


Hoy no hay letra, porque no vale la pena ese ser que la encarna.

martes, 5 de octubre de 2010

Intempestad

Estoy aquí,
sopesando el hastío
de mi frustración eterna,
etérea...

Una y otra vez
volver sobre el mismo andamio,
construir la misma pared,
derribar la misma verdad.

Doy dos pasos,
retrocedo el avance de dos luciérnagas
acercándose a mi rostro
convocándome al cántico colectivo
del desenfreno animal
para albergar una vez más
la esperanza de verte renacer
aún,
entre tantas tinieblas.

Formaste una nebulosa delante mío,
yo la adherí a mi Anhedonia
y solamente necesité un segundo
para saberme mío,
para ser solemnemente
pedregullo.

Quise tantear pisadas negras y blancas,
corroer marfiles enhiestos,
despotricar a diestra y siniestra,
entablar conversaciones con las cuerdas,
sacar de mí lo que estaba afuera.

Para luego sentir asco,
putrefacto espíritu el mío
que no se acongoja
con el sufrimiento de mis manos.

Mi cabeza vagando por doquier,
poder corroer y correr,
pedir y sentir,
ser y anhelar,
estar para mí,
seguir para allí.

Yo solo quería recorrerte,
nunca quise vulnerarte
solo conocerte,
ser tu huésped,
tu amante de living room,
tu pieza de ajedrez marchita,
tu rompe cabezas arma prosas,
tu intérprete empedernido.

Perdón...
Perdón por fallar,
por volver a intentar,
por obstinar mi mente,
mis lentes,
mis dientes ecuestres.

Perdón,
bandoneón,
perdón,
tus teclas,
perdón,
tu descanso rítmico,
perdón,
tu sinceridad profana,
tu metálica rudeza,
tu inherente belleza.

Solo te espero aquí,
destilando aguas,
perfilando amaneceres,
olvidando rencores,
recordando tiempo no arrivados,
escrutando el solsticio,
tu último hálito
signo de tu tenue estertor otoñal
de prosaica procedencia ancestral,
caoba negruzca de blancas terminaciones...


G.-

lunes, 4 de octubre de 2010

Hoy no pasó nada.


Hoy pasó algo.


Hoy pasó.


Hoy ya pasó, mañana vendrá, ayer ya fué y acá esta, sigue acá, es hoy y ayer siendo mañana en el intento de no dejar de ser nunca. Siempre algo, siempre nada. Pero ahí están, y son felices.


G.-